En el proceso de ventas hay un momento donde sentimos la tentación de prometer el paraíso, el resultado tan deseado que va a obtener nuestro cliente una vez decida por nuestro producto/servicio.

Prometer resulta muy seductor.

Es más, no tengo duda que la mayoría de las marcas/personas creen en sus propias promesas y en sus mensajes de ventas.

Las preguntas que te quiero hacer hoy son:

  • ¿El cliente también se lo cree?
  • ¿Depende solo de ti/de tu producto que se consigue el resultado?

Si el resultado de tu promesa no depende solo de ti, si implica que el cliente sea capaz de cumplir una serie de requisitos, tener determinadas actitudes o conocimientos que definen el éxito, cambia la promesa.

No es lo mismo: “Crea tu web en 5 pasos” o “Conviértete en Nómada Digital en 6 meses empezando de cero”
Que decir: “Los 5 pasos para crear tu web” y “La hoja de ruta de cómo convertirte en Nómada Digital en 6
meses”.

Las primeras frases son promesas falsas porque más de 99% que se sienten atraídas por estos mensajes no serán capaces de llegar a los resultados en el tiempo prometido. Sin embargo las segundas, son mensajes de ventas donde tú, como vendedor de estos servicios comprometes cumplir con la parte que depende solo de ti.

No te estoy hablando de copy, aunque es lo que parece, sino de mensajes de venta.

Con la ayuda de PNL enfocada en la creación de los mensajes de venta podemos despertar la conexión emocional con el cliente en lugar de falsas promesas que son totalmente antiventa.

¿Alguna vez has encontrado con las promesas falsas en los mensajes de ventas?

Compártelo

Relacionados

  • Mentalidad de venta

    Los equipos de ventas han de estar continuamente motivados para lograr cerrar el máximo número de ventas y poder alcanzar los objetivos empresariales. Pero si esperamos que nuestra motivación llegará por arte de magia o que alguien nos tiene que [...]

  • Mentalidad de venta

    La mentalidad correcta para conseguir los resultados de ventas es más importante que las técnicas. Cambiar el enfoque de tus pensamientos puede marcar un antes y en después en tus ventas.