Prometer resulta muy seductor.
Es más, no tengo duda que la mayoría de las marcas/personas creen en sus propias promesas y
en sus mensajes de ventas.
Las preguntas que te quiero hacer hoy son:
¿El cliente también se lo cree?
¿Depende solo de ti/de tu producto que se consigue el resultado?