Cambia de ENFOQUE

El enfoque es básicamente todo para mi,

Es la  diferencia de cómo te sientes en cada momento,

Es el camino a tus resultados

 Es una sonrisa a todos los que rodean…

Tu enfoque lo eliges TÚ..

Me gusta mucho compartir mis propias experiencias y aquí  te cuento una de ellas:

Una de las cosas que hago, es dirigir comercialización de  chocolate artesano francés en Andalucía.  Imagínate… Pleno mes de agosto, hace calor, no se puede andar por la calle sin sudar y sin buscar un refugio de aire acondicionado. A nadie le apetece chocolate. Todo el mundo está con la operación biquini o busca refrescarse, busca helados… Es mi realidad de hoy.

Me levanto por la mañana, miro al cielo despejado, miro la pantalla de mi coche que marca 34 grados en la sombra y pienso:

-Para que ir ahora y visitar a los clientes. Si igual no van a comprar… ES UNA PERDIDA DE TIEMPO Y DE ENERGIA…

Es una opción….. y es un ENFOQUE.

Así puedo empezar mi día, con una decepción anticipada y elegida por mí, que me hace sentir inútil desde la primera hora de la mañana y que se reflejara en cada conversación que tenga este día.

Pero también los clientes ahora tienen más tiempo de escucharme y puedo ir enseñándoles a ellos los novedades de la siguiente campaña, dejándoles el gusanillo de tentación y dedicar a cada uno de ellos más tiempo que en plena temporada de otoño-invierno.

Igual no van a comprar, PERO… NO PIERDO MI TIEMPO. PIENSO CON ELLOS Y TRABAJO CON ELLOS.

Es otra opción …. Y es otro ENFOQUE.

Si empiezo mi día así, cada cita se convierte en productiva, la hago yo productiva y me siento útil y satisfecha. Y es lo que voy a trasmitir en cada cita del día.

Los resultados de tu día dependen únicamente de TI, y en el primer lugar del ENFOQUE que le das a la jornada. La realidad es la misma, lo que se cambia es COMO DECIDES ENFOCARTE al frente de la misma.

¿Quieres optar al cambio? Yo te ayudo. Puedes contactar conmigo a través del 692 933 668 o bien escribiéndome a mi correo innafirum@gmail.com ¡Espero comentarios!

chocolates

Inna Firun

El cambio… la palabra clave para VOLAR

Muchas veces me pregunto: si fuese un pájaro  ¿Que pájaro me gustaría ser?

Podría elegir ser un cisne precioso y viajante o un búho que trae suerte y ve en la oscuridad.

Pero a pesar de todo, eligiría ser  águila, debido a esta antigua leyenda sobre su capacidad de cambio.

El águila es una de las aves de mayor longevidad. Llega a vivir setenta años. Pero para llegar a esa edad, en su cuarta década tiene que tomar una seria y difícil decisión.

A los cuarenta años, sus uñas se vuelven tan largas y flexibles que no puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. El pico, alargado y en punta, se curva demasiado y ya no le sirve. Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas en función del gran tamaño de sus plumas, y para entonces, volar se vuelve muy difícil.

En ese momento, sólo tiene dos alternativas: abandonarse y morir, o enfrentarse a un doloroso proceso de renovación que le llevará aproximadamente ciento cincuenta días.

Ese proceso consiste en volar a lo alto de una montaña y recogerse en un nido próximo a un paredón donde no necesita volar y se siente más protegida. Entonces, una vez encontrado el lugar adecuado, el águila comienza a golpear la roca con el pico hasta arrancarlo. Luego espera que le nazca un nuevo pico con el cual podrá arrancar sus viejas uñas inservibles. Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, ella desprende una a una sus viejas y sobrecrecidas plumas.

Y después de todos esos largos y dolorosos cinco meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros treinta años más.

Si queremos ser águilas, hacernos volar  y  a nuestros negocios despejar— hay que elegir en el CAMBIO. A veces largo y doloroso, pero siempre merecido.

aguila,-alas,-aterrizaje-178564